Cualquiera es Jefe, pero no todos tienen la capacidad de ser líderes- Por: Fernando Maureira Budinich

Cualquiera es Jefe, pero no todos tienen la capacidad de ser líderes- Por: Fernando Maureira Budinich

¿Cuántas veces has estado en un trabajo, en el cual tienes un Jefe que sientes que no tiene las capacidades, tiene mal trato o no interactúa con el equipo? Y te preguntas ¿Cómo llego ahí?, tiene título, experiencia, pasa los psicológicos, tiene pitutos, etc. Tú como trabajador por necesidad, cumples, de no muy buena gana, necesitas la plata, pero también necesitas el reconocimiento, tal vez, también tienes los atributos necesarios y por último, al ver que tu jefe no tiene las capacidades dices ¡Cualquiera es Jefe!.

Bueno, todo esto pasa porque ser jefe no va de la mano con el liderazgo, si tomamos en cuenta que según algunas definiciones Líder es la persona capaz de guiar e influir a otras personas o grupos de personas, y además sea reconocido como tal, pero en esta definición no se habla de empatía, buen trato, reconocimiento, valores, etc. En cambio para ser Jefe se evalúa muy  bien si se tiene un título profesional, y si es de una institución de prestigio mucho mejor, también se pide la experiencia, la cual se revisa en un currículo escrito, por otro lado se piden habilidades técnicas avaladas por alguna certificación de capacitación y finalmente un informe psicológico.

Todo este proceso para optar a la Jefatura es un filtro que no es perfecto, te puedes encontrar con el título profesional requerido, pero en ese documento no habla ni demuestra, qué calidad de estudiante era, si participó en actividades extracurriculares, su forma de enfrentar a sus pares o profesores, el sacrificio que tuvo que realizar para estudiar. En el currículo, como todo papel aguanta mucho, recordemos casos de personas que  iban a ser nombrados Seremis, pero no lo fueron porque alguien externo descubrió que habían datos que no cuadraban y se cuestionaron públicamente, en cambio en una empresa no hay ese cuestionamiento público que pueda influir. Las habilidades técnicas, se pueden obtener en el proceso del trabajo, autoaprendizaje, te puede enseñar una persona, etc. Después, el famoso psicológico, que muchos le tienen miedo, pero este proceso es una forma de detectar ciertas cualidades personales, de acuerdo a un requerimiento de perfil solicitado, ver si la persona es recomendable o no para un puesto, pero la decisión final, siempre la realiza quien solicita (empresa o persona).

Por lo tanto, la decisión final siempre va a ser por una percepción personal y de la valoración e importancia que se dé a cada antecedente que tenga a la mano, quien tenga la responsabilidad de elegir al futuro Jefe. Ese futuro jefe va aplicar la forma de influir en sus trabajadores que le sea más cómoda para cumplir con los objetivos que le pidan, también él va estar influido por las presiones que reciba y por la forma en que actúen sus superiores, amoldándose a la cultura de su empresa.

Hay que reconocer que el liderazgo es una capacidad interna, que muchas veces se activa dependiendo de la situación, en algunos casos una persona con empatía y buen trato logra que el equipo funcione y saca lo mejor de sus seguidores, en otros casos una persona que se empodera, toma decisiones rápidas, da órdenes y quienes lo siguen, sólo lo hacen sin saber que está haciendo, también es una forma de liderar, y aquí entramos a ver que existen buenos líderes y malos líderes, mientras unos pueden influir en los demás con buenos valores, otros lo hacen como en el caso de la Piccola Italia, donde el Jefe o Supervisor aplicaba malos tratos, pero conseguía cumplir con los requerimientos de su empresa, influyendo en sus trabajadores, siendo reconocido como Jefe, pero no como un buen líder, a la vez dejando al descubierto que la cultura de esa empresa se repite en muchas partes en forma silenciosa, donde siempre hay buenos y malos líderes o Jefes, y aquí la cultura de la empresa es determinante, consiguiendo los objetivos requeridos por mucho tiempo hasta que explota como una bomba, dañándose a sí misma, con secuelas en cada uno de los trabajadores de su empresa.

Con esto uno se pregunta ¿Cuántas empresas requieren buenos líderes más allá de personas que cumplan con un check list de requisitos? ¿El cumplimiento de objetivos está por sobre cualquier cosa? ¿Cuántas Empresas están dispuestas a destacarse por ser Líderes con Buenos Valores Humanos? Yo creo que muchas empresas están dispuestas a tener buenos líderes, a tener una cultura empresarial con buenos valores, donde todos salen beneficiados a corto y largo plazo, con un diálogo abierto y sincero, generando riqueza no solo material. Cada vez el trabajador también es más exigente, valora que se le trate bien y está comprobado que un trabajador satisfecho es más productivo y leal.

 

 

Community Manager

Comments

  • E.Ramirez 11 meses ago

    Ago 8,2019

    Claro , conciso muy buena la nota del Sr.Fernando Maureira

Comments are closed.